Puedes seguirme por Email

PUEDES SEGUIRME AQUI

26 jul. 2013

Van apareciendo -Joyero- (Inventario 13)

 
 
Van apareciendo algunas cosas que andan deambulando de aquí para allá,
como este joyero realizado en madera de sapelly en el taller de marquetería.
 
Existen varios diseños de estos joyeros, pero todos son igual de laboriosos,
se realizan juntas las piezas que son simétricas, y se montan con facilidad,
ya que encajan las esquinas.
 
Hay que biselar la tapa para adaptarla a esa forma trapezoidal,
después se pega y se termina su montaje, las bisagras
se realizan también en madera.
 

 
 
Detalle de las bisagras



Este joyero primeramente estaba acabado con tapaporos 
y encerado, en la actualidad está dorado con spray y
envejecido con betún de judea.
 
El cambio entre ambas terminaciones no ha sido muy notable.
de hecho hay partes como es el interior que no le di con el dorado
para forrarlas y no se aprecia.
Como me encanta hacer experimentos,
me parece que no será definitivo
y en cualquier momento le puede llegar otra
transformación y hasta es posible que termine forrándolo.


 
 
Aunque parezcan diferentes acabados
siempre es el mismo depende de la luz,
con flash o sin flash.


17 jul. 2013

MECEDORA Rin-Ran (Inventario 12)

 

 
 
 
Rin-Ran
mece para delante
mece para atrás,
Rin-Ran
cruje un palo
para delante
cruje un palo
hacia atrás.
 
Rin-Ran
un lijadito
le tengo que dar,
Rin-Ram
mi mecedora
arregladita está.
 
Rin-Ran...Rin...Ran
 
 
 
 
Bueno la historia de esta mecedora es larga, trataré de resumirla lo mejor que pueda.
No se trata de un recuerdo familiar, bueno no en concreto de la mía, no son especialmente antiguas, pero sí cuentan ya con una edad, calculo por el tipo de fabricación serán de los años setenta, digo serán porque la que está terminada es una se trata de una pareja de mecedoras que me encontré en la puerta de una casa dónde realizaban una obra.
 
 
Son de madera de haya muy estropeada, en condiciones penosas, habían estado a la intemperie, con manchas de humedad en el asiento y en los balancines, y como no podía faltar,
su correspondientes agujeritos de polillas, en una más que en otra. pero me gustaron sus dimensiones, el respaldo de rejilla, así que no me dio ningún miedo el desafío y mientras las examinaba me explicó el dueño porqué las habían tirado pero que si las quería que me las llevara y él mismo me ayudó a llevarlas a casa.
 
Por diferentes motivos que no vienen al caso han pasado años de eso, la primer idea de restauración pasaba por decapar, aplicarle un tinte. en principio fácil verdad.
 
Comencé por el tratamiento para las polillas y por retirarle el tapizado del asiento, sujeto con grapas y chinchetas doradas alrededor casi todas oxidadas, con la sorpresa que tenía otro tapizado debajo, así que retirarle todas las chinchetas y grapas de las dos mecedoras desafió mi paciencia.
 
El resto de decapado y lijado ha pasado por diferentes etapas, he encolado las patas  y para ello necesitaba retirarle los balancines sujetos con tornillos oxidados y menos mal que cuento con un equipo de ayudantes eficaces, mientras consultaba con una (Alromasar), otro (mi marido) se encargaba de quitarlos de la mejor manera que pudo.
 
Solucionados todos los problemas había que buscarle un asiento, ya que había decidido no tapizarlo y que no iba a clavar ni una grapa, ni puntilla, corté una y la pegué sobre el asiento.  
 
 
 
 
 

 
 

 
 Como dije anteriormente le idea inicial era teñirla pero al final me he decidido por una idea intermedia. Lacada en blanco y con los reposabrazos y los balancines teñidos con tinte nogal muy diluido en alcohol para disimular las manchas de humedad que no he conseguido eliminar de los balancines.

Sobre la rejilla he aplicado cola blanca diluida antes de su lacado con pintura Bruguer  Acrylic Blanco Satinado aplicado a brocha y a rodillo, entrecapas he utilizado las lijas 3M flexibles de gran ayuda para las piezas torneadas.


Para el toque final y para que sea más confortable he confeccionado un cojín con un retal que encontré por casa, muy apropiado por tener el fondo blanco.
 
 
 

Sólo queda encontrarle un lugar adecuado.